viernes, 18 de noviembre de 2011

PROBLEMAS ESCOLARES


Hoy he hablado con el profesor de “Tolerancia a la frustración” de mi hijo, parece que la mejora es notoria y progresa adecuadamente, me ha dicho. No pudo decir lo mismo la srta. Marta, la siempre tan amable profesora de “Formas de amar”, que me advirtió que si no conseguía aprobar el tercer tema: “Cuando digo no, quiero decir no”, sería difícil que la asignatura no le quedara para septiembre. En “Dietética”, sobresaliente, ya estrangula arcadas cuando pasamos por delante de un Mac Donald.
En “ Desarrollo de la actitud revolucionaria” mi Luismi saca notables, ya nos cuestiona la autoridad, y con mucho fundamento, a su padre y a mí. En “Escucha emocional” aprueba justito, pero aprueba. Las notas de “ El dinero y otras drogas” han mejorado de forma sustancial desde que le apunté a las clases extraescolares de “Bolsillos vacíos”. Pero en lo que dudo que apruebe es en “Técnicas de recuperación sensorial”. No consigo que recobre el tacto en los dedos, que consiga reconocer texturas, que acaricie al gato después de tantos años de golpear con frenética pericia teclas y pantallas. Y es que la era post-capitalista, el mundo post-estúpido, tampoco les está resultando tan fácil a los niños. Pobres.
( en la foto el director del colegio)

17 comentarios:

Nicolás Jarque dijo...

Que delicia de relato, la pena que no dure un poco más. Tiene un doble sentido que te arranca una sonrisa. Además de ser muy original.
Me encantó.
Un saludo.

R.A. dijo...

Es un micro de reducción al absurdo para mostrar lo absurdo del presente. Llleno de ironía y humor. Creo que hay asignaturas que se deberían enseñar y también creo que hay padres que esperan que todo se lo enseñen a sus hijos en la escuela y así pasa lo que pasa, que vienen asalvajados desde su hogar y no toleran nada. Y como los profesores últimamente reciben "tanto" apoyo...

Un abrazo

Isabel dijo...

Ja, ja, dónde está ese colegio, pordios?

Es buenísimo, Araceli.

Abrazos.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

¡Que bueno, que bueno, que bueno, Araceli!

Un relato de crítica con carga de profundidad; ironía de racimo -valga la imagen-.

Formidable.

Un saludo.

Patito dijo...

Vaya que buenas notas, casi todas bien y eso es por lo que aprende en casa claro. Lo del tacto puede que logres mejorarlo comprándole un perrito bebe y a la Señorita Marta llévale un tarro de mermelada.

Rosa dijo...

Qué bueno!!! Me ha encantado esta crítica social.

Besos desde el aire

Luisa Hurtado González dijo...

Ácido, caústico y muy bueno. Me han encantado los nombres de las asignaturas, son absolutamente geniales.

Anita Dinamita dijo...

Mientras lo leía me parecía llevar al absurdo eso que pienso de que no vendría mal un poco de inteligencia emocional en el colegio (y no solo para los niños y niñas). Pero al llegar al final me ha sorprendido tu crítica, por acertada y porque no me la esperaba.
Esto es lo que nos espera... lo de los dedos de las teclas me ha matado, de hecho te iba a enviar este comentario en una postal, pero perdí tu dirección :)
Abrazos

Lola Sanabria dijo...

Me encantó. Refleja muy bien lo que puede llegar a ser la escuela del futuro. Lo de estrangular arcadas es una pasada.

Abrazos varios.

Elysa dijo...

Lo de la foto: muy bueno, jajaja

Y en cuanto a tu micro de verdad que me parece muy bueno, con una tremenda carga de ironía y también mucho humor. Los nombres de las assignaturas me parecen geniales.

Besitos

ConceptuandO dijo...

Que tal Araceli, soy Guillermo, el amigo Rosa, nos conocimos en menorca, ¿recuerdas?, quiero que sepas que me he convertido en fan tuyo, leo con mucho gusto tus relatos, ademas te estoy dando a conocer tu blog a algunos de mis conocidos, bueno, te mando un beso y ánimos para que sigas escribiendo como lo haces, y si pasas por Graná, ya sabes a quien pedirle mi telefono.

manuespada dijo...

Una recopilación de asignaturas muy hilarante, una crítica sutil e irónica. Realmente no sabemos hacia dónde va la Enseñanza, ni nada, al fin y al cabo, y más últimamente. Abrazos.

Elena Casero dijo...

Pues esto debe de ser el futuro. El relato parecía surrealista pero conforme lo vas leyendo te das cuenta de la realidad y del futuro que nos espera.

Me gustó mucho.

Un abrazo

Juan Yanes dijo...

Interesantísimo curriculum escolar. Ahoroa abrá que hablar con ¿Pilar del Castillo? Uf, no sé si le va a gustar. No veo nada de la asignatura Pisarse para llegar el primero, Esfuércese hasta reventar... Habría que poner alguna que también le guste a la Conferencia Episcopal, no sé.

BB dijo...

Mucho tiempo sin pasar a saludarte, Araceli, y hoy que regreso es para maravillarme, como siempre, de lo que nos cuentas, nos señalas, nos recuerdas...
Si, dices bien, no nos resulta nada fácil a ninguno, este mundo post-capitalista, post-estúpido, incomprensible, alienante.
Un abrazo
BB

Miguel Baquero dijo...

Aunque nos libremos d elas antiguas, todas las épocas van creando sus propias tonterías. El mundo sin estupidez ambiente no sería igual, seguro, sería un poco antipático

David Vivancos Allepuz dijo...

Felicidades, este es un texto que cualquiera querría haber escrito. Muy divertidos los nombres de las asignaturas, no tienen nada que envidiar a los de las materias que se imparten en la actualidad. A pesar de eso, me quedo con el título de un tema: "Cuando digo no, quiero decir no". Enhorabuena. También a mí por acabar de descubrir el blog. Qué nuevo soy.

Un saludo a todos,

D.