martes, 1 de noviembre de 2011

AL RICO VIRUS

No fue hasta que los científicos descartaron cualquier otra hipótesis que alguien empezó a relacionar el mal con el poder adquisitivo de los enfermos. No hubo un solo contagio entre personas con un patrimonio inferior a los cien mil euros. Ni uno sólo. Era un virus que atacaba, con insobornable virulencia y exclusividad, a los ricos. Afectaba principalmente al hígado y a los riñones, los órganos más cercanos al bolsillo, y de ahí se extendía al páncreas, al bazo y a los pulmones. En la mayoría de los casos hasta la muerte.
Empezaron las donaciones indiscriminadas, los regateos a la baja en los sueldos de los grandes directivos, la devolución de las jubilaciones millonarias. Los futbolistas exigían ser mileuristas, los actores de Hollywood cerraban contratos con nóminas irrisorias. En las gasolineras se pagaba la voluntad.
La vida empezó a mejorar para todos. La balanza se equilibró. Desaparecieron las diferencias y con ellas el malestar social.
Sólo quedó un grupo de millonarios dolientes, enfermos crónicos, que incapaces de desprenderse del dinero que destrozaba su salud, se arrastraban con denuedo hasta sus limusinas blancas. Vivían enchufados a botellas de suero, conectados a máquinas de diálisis, convertidos en desechos humanos, garabatos agarrados a su pobre y triste dinero. Podridos.

26 comentarios:

Isabel dijo...

Ja, ja, ja, genial. Esta idea podría hacer a alguien millonario, pero con el final que pintas, no sé yo...

Abrazos.

Jesus Esnaola dijo...

Me apunto, Araceli, a esta venganza que has pergeñado. Por lo menos no perder el sentido del humor.

Me he divertido mucho.

Besos

Nicolás Jarque dijo...

Araceli, no le deseo el mal a nadie, pero si sucediese esto mismo en la realidad... ¡Qué bonito sería!
ES un micro muy actual, me gustó.
Un saludo.

Rosa dijo...

Que bueno Araceli!!! Me ha encantado este virus ataca ricos.

Besos desde el aire

AGUS dijo...

No he podido dejar de imaginar a tu virus como un Robin Hood moderno, héroe y justiciero, que pone las cosas en sus sitio. Un micro hilarante, pero con un poso trágico. Está claro que tarde o temprano algunos tendrán que pagar lo que han hecho.

Abrazos.

Elysa dijo...

¿Donde hay que firmar para que esto ocurra, Araceli?
Qué bonita esta venganza aunque sea literaria y como me gustaría verla...
Gracias por el buen rato.

Besitos

Elena Casero dijo...

Bien, bien, bien

me gusta, mucho, es genial, ocurrente y bien escrito.

¡Podridos¡

Miguel Baquero dijo...

¡¡No estaría nada mal!!, ¿verdad, amiga?

Propílogo dijo...

Tristemente genial, esta venganza vírica. No estaría mal probarla unos días, para ver el miedo.

Abrazo
Gabriel

Patito dijo...

Vaya horror. Enfermos de tanto dinero y no poder deshacerse de él entonces ya estaban enfermos desde antes ¿verdad? jajaja Es verdad, me he regocijado con la idea macabra. Quizás es un corto para jálogüin.

Ximens dijo...

Eres una soñadora. Si hasta los virus huelen la pobreza. Me gusta la rabia contenida del mensaje de este relato.

Pablo Gonz dijo...

La gente ama más el dinero que la salud. En general.
Abrazos,
P

Raúl dijo...

The perfect world.

José Alfonso. dijo...

Maravilloso. Además, me da ánimo. A partir de ahora, me sé más sano que una pera.

Ea, un abrazo.

Reyes dijo...

Encontrarían la manera de inocularlo a los niños de aldeas perdidas para encontrar vacunas y antídotos, me temo.
Quien puede pagarlo todo salva esta vida,pero no las otras.
..
Como siempre a tu pies.

Maite dijo...

Genial, este virus debe ser como el colesterol bueno ;)

NáN dijo...

De subtítulo, podría llevar el título del post anterior: seríamos libres sin merecerlo y sin haber luchado por ello. No sabríamos disfrutarlo.

De todas maneras, es sabido que todo lo que nos están quitando a los 7.000 millones de habitantes del planeta (un 80%) va a los bolsillos de 1.600 personas .

Apuesto a que de esas 1.600, se podrían contar con los dedos de una mano los que decidieran salvarse desprendiéndose de su riqueza.
Da gusto leer un cuento tuyo que sea tan animoso.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Araceli, tienes un talento creativo envidiable hasta para aquellos que gobiernan el mundo, sean ellos quienes sean.

Un relato formidable por lo que tiene de realismo mágico. A medida que lo leía más desaba poder vivir en ese mundo.

Me quito el sombrero.

lescriptora dijo...

Tu relato es muy bueno, visual, actual, merecería estar en la portada de la prensa, un toque de atención por si alguien quiere reflexionar.

Humberto Dib dijo...

Un texto muy inteligente, me gustó el contrasentido, pero no des ideas, Araceli, a ver si toman tu idea y la hacen realidad... y luego ese virus muta y...
Un beso.
HD

aNNaBeL dijo...

¡vaya! me ha encantado!! tal vez pq soy de los sanos!! jjaaja un saludo desde La Sonrisa Del Durmiente

Nómada planetario dijo...

Qué derroche de imaginación, me encanta ese tono irónico.
Saludos.

J. G. dijo...

BUENA MANERA DE DESPISTAR, BUEN GIRO

mauespada dijo...

Estaría genial, deberíamos crearlo en un laboratorio y probarlo con banqueros. Hilante y con carga de profundidad, perfecto.

Gemma dijo...

Yo también me apunto.
Te nombramos desde ya mismo sheriff de la ciudad...
Besos

Anita Dinamita dijo...

Estoy encantada con estos relatos de crítica social. Buenísimo!!!
El dinero en sí es una enfermedad, la codicia y el amasar fortunas, entre otras cosas para hacer que crezca y que se mantenga el status.
Te dejo una canción que acompaña muy bien a tus letras.
http://www.youtube.com/watch?v=eMo2p70b4KA
Abrazos