viernes, 2 de diciembre de 2011

LA ÚLTIMA LUNA

Estoy tumbado boca arriba. Nubes como algodones ahumados pasan veloces sobre ( o tal vez sea bajo) la luna llena. Les siguen otras más limpias, vaporosas y sin tizne, que se adaptan, se acoplan unos instantes al potente círculo de luz que da sentido a sus formas. Ahora la luna parece el ombligo de un niño, después el diamante del collar de una cantante de ópera gorda, el ojo abierto de una ballena, el pezón de una matrona, el dedo encendido de ET que señala uno de mis ojos. Lo hace mientras alguien lo rodea con sus dedos y estira para que quede abierto. Es la misma mano la que en este momento me baja las persianas de ambos ojos. La luz redonda del astro se proyecta, saltarina, contra la pantalla roja de mis párpados. Después se apaga. Todo.

15 comentarios:

Ximens dijo...

Bueno, si así es el último acto no debemos tener miedo. No he llegado a entender los de los ojos abiertos (¿El médico con la luz mirando el fondo de ojos?).

Araceli Esteves dijo...

Sí, Ximens, era la luz del médico, tal vez deba hacer algo para que quede más claro.

Lola Sanabria dijo...

A mi entender, importa poco si es la luz o no, del médico, lo que importa es la tremenda belleza del micro, cómo va deslizando las imágenes, como esas nubes que pasan por la luna, hasta apagarse todas.

Me encantó.

Abrazos muy vivos.

Elysa dijo...

Eres única, me dejas con la boca abierta de admiración. Voy leyendo cada palabras y viendo esas imágenes que creas con ella para llegar a ese final que de ninguna forma intuyo.
Es muy bello e intenso.

Besitos

Miguel Baquero dijo...

El final es un poco angustioso. Me alegra saber que es la luz del médico, quizás una operación de miopía, por ejemplo.

Elena Casero dijo...

Yo no he pensado en el médico, sinceramente. He visto la luz cambiante en el cielo y el sueño que te rinde al final. Solo he visto hermosura.No tenía ganas de médicos.

manuespada dijo...

A mi me parece que no debes aclarar de forma explícita que es la luz del medico, porque como dice Lola, podría truncarse con algo explicativo la tremenda belleza de este microrrelato.

Gemma dijo...

Comparto juicio con los demás. Para que la pieza funcione, no hace falta desvelar del todo su misterio. El micro se sostiene precisamente en esa atmósfera onírica que consigues crear. Abrazos

Rosa dijo...

Bello muy bello. Me deslice hacia ese sueño eterno...Un accidente muy poético.

Besos desde el aire

Araceli Esteves dijo...

Manu, Gemma, Lola, totalmente de acuerdo, las explicaciones en los microrrelatos solamente restan. Gracias, besos.

Odys 2.0 dijo...

Aunque no comparto la opinión de que las explicaciones en los microrrelatos solamente restan, creo que en este caso la supresión viene a reforzar el aura poético del relato, el magnetismo de un paisaje evanescente, efímero como la vida, y bello como tus palabras...

NáN dijo...

El texto está perfecto como está. Me dio un repelús cuando una mano bajó los párpados y se apagó todo.

R.A. dijo...

Yo he pensado en ensoñaciones, una especie de alucinante y bello viaje premorten(casi una despedida). Me parece un acierto esas dos frases tan cortas al final como forma y contenido expresando lo mismo: Después se apaga. Todo.


Abrazo

Flavia Company dijo...

Me gusta muy especialmente ese punto y seguido antes de Todo. Buf. Hay que tragar saliva después de la impresión.

Isabel dijo...

Me gusta el contraste del final, yo miraba tus nubes tendida en una playa y ahí es donde también me gustaría cerrar los ojos... para dormirme.

Besos.