domingo, 29 de mayo de 2011

LAS PLAZAS DE MAYO

Al abrigo del cuerpo junto a cuerpo se dormita, a ratos, en la plaza. El aire sorprende por tibio. La palabra justicia resume las pancartas.Es la casi única, incontestable consigna. ¿Nos oiremos decir yo también estuve en lo que brotó espontáneo, de semillas olvidadas?
Calcetines invisibles se han dado la vuelta y buscan nuevo acomodo para colgar bien vistosos al sol. Palpitantes voces de arena gritan con la esperanza de un paisaje distinto. Lo hacen a pesar de la inmisericorde brutalidad de los gorilas negros, de los celebrantes de anestésicas victorias. No se puede parar el viento, disimular las nuevas dunas que cambian el aspecto del desierto, que insinúan la forma de nuevos caminos. La incertidumbre no diluye el ánimo, lo acompaña.

12 comentarios:

Reyes dijo...

Querida, esta tarde lo he vuelto a hacer, he vuelto a estar , y tuve esa misma impresión , la de que no se podía parar el viento .
Un beso .

Rosa dijo...

Araceli, tu relato me trae una visión de fuerza imparable.
Esos calcetines dados la vuelta vuscando nuevo acomodo, me han llegado al corazón.

Saludos desde el aire.

Celsa Muñiz dijo...

"...No se puede parar el viento, disimular las nuevas dunas que cambian el aspecto del desierto, que insinúan la forma de nuevos caminos..."

Esto, además, es pura poesía.
Un abrazo.

Miguel de Esponera dijo...

"De semillas olvidadas": inmejorable descripción de la génesis de este movimiento

Miguel Baquero dijo...

Confío en que, aunque las acampadas se acaben desmantelando vencidas por el tiempo (es inevitable), el sentimiento de "indignación" siga vivo. Seguro que sí.

Lola Sanabria dijo...

Preciosa visión de lo que está ocurriendo.

Besos esperanzadores.

R.A. dijo...

Qué manera más lírica y bella de
mostrarlo.

Un abrazo Araceli

Me ha gustado lo de anestésicas victorias...

Raúl dijo...

¡Amén!

Pablo Gonz dijo...

No se puede parar el viento = Cumbre.
Abrazos, Araceli.
PABLO GONZ

manuespada dijo...

Muestras de manera muy metafórica todo lo que está pasando estos días, sin nombrarlo de manera explícita lo describes perfectamente. Lo veo, lo veo.

NáN dijo...

Las acampadas han cumplido su cometido: han parido las asambleas de barrios y de pueblos. No pasa nada porque desaparezcan antes de que se conviertan en un problema o un icono pop. Cada uno se desperdiga por su barrio, entre todos se habla, discute y vota. Ya hay acciones previstas y vueltas al centro siempre que haga falta.

Antonio de Castro dijo...

Y todo un gobierno desconcertado, poniendo en evidencia sus peores características...
Un saludo.