jueves, 9 de junio de 2011

SALIÓ POR LA VENTANA

Aquel amor que vivíamos sin garantía, voluptuoso y clandestino, hecho de besos lentos y caricias envolventes, aquella pasión comprimida en citas breves y prohibidas, se quedó en nada cuando él se divorció de su mujer.

16 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

El amor en la clandestinidad, lo prohibido siempre es mejor.
Me gusta el texto porque da la sensación mientras lees de que va a ocurrir algo positivo, va increscendo hasta que como en el título, sale por la ventana.
Un abrazo

Rosa dijo...

Estoy de acuerdo con Anita Dinamita.
Un final totalmente inesperado.

Saludos desde el aire

Antonio de Castro dijo...

La vida, a veces, no es una tragedia, una comedia, un drama ni un cuento lleno de ruido y furia, sino un simple chasco.

Maite dijo...

Así somos los del género humano, lo clandestino, lo prohibido, nos atrae, cuando nos facilitan las cosas, el interés se desinfla. Buena reflexión.

Isabel dijo...

Si es que cuando el deseo se cumple pierde consistencia.
Muy bueno.

Besos

Miguel Baquero dijo...

A veces ocurre, sí, que la clandestinidad le da un puntillo al asunto que si se lo quitan se queda en nada

Celsa Muñiz dijo...

Ah, el placer de lo prohibido...
Tu relato me recordó una película (no recuerdo el título, era antigua) donde una pareja, en una estación, se despedía en un arrebato apasionado que hizo ¡plaff! cuando anunciaron por megafonía que el tren llevaba un retraso de dos horas.
Un abrazo.

Lola Sanabria dijo...

Lo prohíbido suele ser un acicate para la pasión. Muy bien reflejado.

Triples abrazos.

Flavia Company dijo...

Muy bueno, amiga. Y esa escena de película que comenta Celsa Muñiz me ha encantado. No sé qué peli es, pero esa escena sin duda convoca reflexiones sin fin. Abrazos.

muerte roja dijo...

Aunque tu relato parezca ficción, es algo que suele pasar a menudo, cuando el morbo de lo clandestino desaparece se esfuma de igal forma la pasión.

Es un hecho claro!!

Un beso ;)

Gemma dijo...

"Cuando la pobreza entra por la puerta el amor sale por la ventana", y sin embargo, tu versión irónica no impide, efectivamente que al llegar al final del micro el desenlace nos pille desprevenidos.
Un gran abrazo

Reyes dijo...

jajaja
suele pasar, sí ...


besos , genia.

MTeresa dijo...

Es que no hay nada
como el amor prohibido,
se siento tan intensamente
porque no es rutinario,
ay
las citas clandestinas
cuán voluptuosas...

Olga Bernad dijo...

Yo creo que la mujer era muy importante para ellos. Si te paras a pensarlo, no es tan extraño. sin ella desaparece lo prohibido y tal vez, sobre todo, lo breve. Cada uno en su casa y Dios en la de todos es una forma bastante aceptable de que la pasión dure. En fin.

manuespada dijo...

Real como la vida misma, conozco algún caso de estos. Muy buena historia, es como una novela condensada en unas pocas líneas. Solo hay que imaginarse lo que ocurre.

Raúl dijo...

Un amante sólo tiene razón de ser si es un tercero. Sólo.