domingo, 3 de enero de 2010

FOMENTAR LA LECTURA



Hoy me ha llegado esta foto.Creo que como metáfora no tiene desperdicio. Un ojo me ríe y el otro me llora.

19 comentarios:

NáN dijo...

Y el día que las bragas se descarguen gratis de Internet, ¿con qué regalar un libro?

Araceli Esteves dijo...

Ja ja....muy bueno, Nán. Acabaremos llevando bragas electrónicas, seguro que sí.

Herman dijo...

Conmovedor

Jaht dijo...

El que hace la oferta es consciente del valor de las encuadernaciones. Siempre hay, en todas las casas, muebles que están desnivelados y cojean; en esos casos los ejemplares finos, como los que aparecen en la foto, son impagables.

También se me ocurre que algunas potenciales clientas, ante la disyuntiva, tomarán una rápida determinación:
- Quemaremos las bragas como otras hicieron en su día con los sujetadores.

En serio, lo que queda claro es que alguien todavía piensa que los libros pueden ser tentadores para las mujeres; porque a ningún buen vendedor se le ocurriría el anzuelo de la lectura para vender calzoncillos.

Raúl dijo...

¿Te fijaste si dejaban elegir el título o el autor, o por el contrario era a baerbecho?

Antonio Serrano Cueto dijo...

Espléndido. Un diez para el autor de la idea.

Reyes Uve dijo...

Pues yo me río a mandíbula batiente , braga suelta y libro apretao.
....
jajaja.

Sinuosa dijo...

Ahora no recuerdo quien fue, pero algún forero al que suelo leer (creo) comentó esto mismo.

(ummm..., ¿quien era...?, jo!)
No importa.

Un día entré en los chinos y vi una faja (de esas inmnesas color carne) ¡con bolsillos! ¿sería para guardar el libro? Estos chinos piensan en to.

(Bueno, Sinuosa, ¿y eso a qué viene?... yo que sé..., me lo recordó...)
;)

BB dijo...

Intercambio cultural...
BB

Pedro Herrero dijo...

Al entrar en el aposento de aquella mujer a la que había conocido en la calle, el cliente se asombró de descubrir una estantería llena de libros. “Veo que cuidas mucho tu interior”, dijo él, a modo de halago, mientras ojeaba un ejemplar. A lo que ella respondió: “Cariño, en mi oficio me las tengo que cambiar constantemente”.

Digamos que escribo esto con el ojo que ríe. Un abrazo, Araceli.

Txell Sales dijo...

Claro, la relación está en que sin libros o sin bragas te quedas en pelotas.Petons.

Araceli Esteves dijo...

HERMÁN, pues sí, en el fondo es bastante conmovedor.

JAHT, me has hecho pensar en lo que deberían regalar los que venden calzoncillos Mmmmm POR LA COMPRA DE TRES CALZONCILLOS REGALAMOS UNA CAMISETA DEL REAL MADRID je je...

RAÚL, pues no lo sé pero no sabes lo que daría yo por conocer los títulos.

Araceli Esteves dijo...

ANTONIO, lo que agudiza el ingenio la crisis es impagable.

REYES,como de decían en el READER´S DIGEST: "la risa, remedio infalible"

SINUOSA,¿fajas con bolsillos? eso ya es la bomba.

BB, igual lo que sugiere el vendedor es que cada tres cambios de bragas hay que empezar un libro nuevo.

Araceli Esteves dijo...

I tant, TXELL, tú lo has dicho: SIN BRAGAS Y SIN LIBROS ESTAMOS EN PELOTAS.

manuespada dijo...

Qué bueno, parece un microrrelato en sí mismo. Ese vendedor es un chachondo. Me pregunto si era alguno de Dan Brown.

ana dijo...

Si ;las bragas portan :emociones ,inteligencia y sensaciones.
Y los libros tambièn portan: emociones inteligencia y sensaciones .
Ahora bien en época de crisis se imponen opciones :1º)Si pasas tres días sin leer libros no se te pasma nada ,pero prueba en invierno prescindir de las de gènero seguramente atentarìas contra tu salud.
2º)Si pasas tres dìas con los libros en la biblioteca en el verano ,salvo alguna polilla que vuele no pasa nada ,pero prueba con las braguillas de tenerlas tres dìas puesta.
ASI QUE DESDE EL PUNTO DE VISTA ESTRICTAMENTE ECONOMICO EL VALOR ES CORRECTO.

Miguel Baquero dijo...

Me he quedado asombrado. ¿Y si por tres libros te regalaran unas bragas?

Olga B. dijo...

Chica, quién se queda sin libro, con lo necesario que es cambiarse de bragas;-)
El mundo es sorprendente, sorprendente... qué claridad de ideas tienen algunos.

Aroa dijo...

el marketing de mercadillo es lo más