martes, 22 de diciembre de 2009

INCOMPRENSIBLE TRAYECTO NOCTURNO


Los pinchazos de mi vejiga llena me despertaron de madrugada. Para que la interrupción nocturna resultara un pequeño paréntesis lo más cercano a las telarañas del sueño, me dispuse a hacer el desplazamiento hasta el baño a oscuras. La realidad llegaba a mis sentidos atenuada por la falta de luz.
Tanteé la pared y avancé mientras leía el camino en los contornos cotidianos; recorrí el borde del cabezal de la cama y acaricié los quince centímetros escasos hasta el marco de la puerta. Repasé con las yemas de mis dedos el ángulo que forman las paredes del dormitorio y del pasillo hasta que llegué al interruptor. Sin accionarlo salté al tacto fino de la chaqueta que cuelga del perchero. Apenas me quedaban dos metros de pared lisa hasta el baño.
Algo debió torcerse en ese último tramo, algo inexplicable, devastador, que me ha lanzado a una búsqueda sin final. Camino desde hace horas pegado a la pared, recorro su textura tan lisa como infinita, agarrado a mi espanto, perdido en la oscuridad.

26 comentarios:

manuespada dijo...

¡Qué bueno! Una especie de condena al infinito, como un infierno del que no podrá escapar nunca.

Fernando Valls dijo...

Araceli, me parece que te has metido en "El cuadrado negro", de Malevich. La cuestión estriba en cómo salir.

Gemma dijo...

Traspasó tu personaje el umbral y ya no hay telaraña ni sueño que valgan...

(Graciosa, la foto).

Besos y felices fiestas

Sinuosa dijo...

¡Que bien plasmado! Perdido en la oscuridad, completamente aislado, encerrado, ¿dónde? Ufff, tremendo.
Muy bueno.
Feliz Navidad, guapetona.

Miguel Baquero dijo...

Es brutal. Te juro que me ha dado incluso un escalofrío. Ese final, ese adjetivo: "devastador"... Ya me has dejado impactado para todo el año 2010

Miguel Baquero dijo...

Es brutal. Te juro que me ha dado incluso un escalofrío. Ese final, ese adjetivo: "devastador"... Ya me has dejado impactado para todo el año 2010

Raúl dijo...

Incomprensible trayecto nocturno, o el retrato de una pesadilla... porque era una pesadilla... ¿no?
Excelente, Araceli.

Pd.- Y ahora, felices fiestas.

Jaht dijo...

Eso es que aún no te has despertado y sigues en plena pesadilla. Relájate, respira profundo y despierta, o encuentra, en tu sueño, una ventana; sube la persiana y verás que el negro se convierte en blanco esplendoroso que te daña al mirar: es nieve.
No sé si has perdido el miedo, pero ¿a que llevas mejor lo de la orina?.

BB dijo...

Es esa pesadilla de la que no se puede despertar, mientras buscas aterrado en esa oscuridad tan densa, totalmente perdido.
Chapó, amiga.
Besos
BB

Reyes Uve dijo...

si supieras...
que una vez sentí eso mismo ...

ahora lo entiendo, era uno de tus cuentos , y me pasó a mí.
Un día te lo contaré.
Feliz Noche buena .

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Yo tengo la costumbre de levantarme de noche a oscuras. En primer lugar por respeto a mi vida, ya que si encendiera la tenue luz de mi mesilla, mi mujer se elevaría de su sueño débil con una guadaña en sus manos y me cortaría al menos una oreja por haber cometido tal osado pecado. En segundo lugar porque siempre me había jactado de tener todo controlado y de poseer un sentido del espacio insuperable...

Pero ahora, tras leer tu relato te juro que arriesgaré mi vida desafiando a la ira de mi mujer noctámbula antes que condenarme a vagar ad-eternum por mi oscuro pasillo, asta ahora familiar, desde ahora misterioso.

Besos

Herman dijo...

Me ha encantado. Mejor dicho, me ha horrorizado. Una pesadilla excelentemente escrita. Abrazos, Araceli.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
NáN dijo...

En "Retrato de un artista cachorro", de Dylan Thomas, se incluye un relato que me cortó el aire, como el tuyo, y que se parece siniestratemente, aunque tú llevas el temor a "casa". Hablaba de un joven que está en una zona de playa y conoce a la joven de sus sueños. Esa noche participa en una fiesta en la habitación de ella y los dos descubren que van a vivir un gran amor. En mitad de la borrachera, tiene que ir a hacer pis. Los hoteles de antes no eran como los de hoy. El baño está fuera de la habitación y en otro piso. Después, ha olvidado cuál era la habitación. Tiene que volver a Londres a la mañana siguiente (o es ella la que se va), pero no se han dado el nombre y la dirección. Para siempre se quedan en lo oscuro.

Lo que he contado del relato puede ser impreciso, pues aunque la atmósfera la sigo teniendo muy presente, hace más de 20 años que lo leí. Pero lo que es seguro es que tu relato entra como una matrioska en mi recuerdo del otro.

Felicidades.

(deberías eliminar el comentario del anónimo anterior, que seguro es una pequeña trampa. No vaya a picar nadie).

Pedro de Paz dijo...

¡Qué bueno! Sí, señor... PLAS, PLAS, PLAS, PLAS... (Ovación puesto en pie).

Anónimo dijo...

Me parece genial y me gusta mucho como lo has expresado.

Un saludo


R.A.

Txell Sales dijo...

Em recoda a E.A.Poe o a Pere Calders. Situacions quotidianes on, no se sa per què, s'obre una escletxa i passes a una altra dimensió. Bona entrada d'any.

Bárbara dijo...

Jajaja, ese es mi temor todas las noches...
Te deseo un feliz año, Araceli, y que este nuevo año traiga algunas sorpresas de papel.
Un beso.

El Viajero Solitario dijo...

¡Este es buenísimo, prima! Me ha encantado, de veras.

A mi modo de ver, el micro sólo presenta un fallo: el título :-P

Excelente manera de acabar mi año lector, este micro tuyo. Feliz año.

Araceli Esteves dijo...

MANU, ¿verdad que sí? Menuda condena. No me puedo imaginar nada peor.

Muy bonito, FERNANDO, así que sabes donde estoy y no haces nada.

Ese umbral, GEMMA, a veces parece tan fácil de traspasar que da miedo.

Araceli Esteves dijo...

Gracias SINUOSA, eso es lo más terrible: que el personaje se ha colado por una fisura espacio-temporal.

MIGUEL, me encanta haberte impactado, pero para el todo el 2010 ya es pasarse.

Gracias, RAÚL, siempre nos quedará la duda de si es una pesadilla o no...

Ja ja, JAHT, lo de la orina lo llevo mejor porque ya se me ha escapado hace rato. Pero de relajada nada.

Araceli Esteves dijo...

BB, ojalá fuera una pesadilla, porque las pesadillas se acaban, pero de momento el personaje sigue atrapado en la oscuridad.

REYES,a mí también me pasó, qué pena que no nos encontráramos en ese espacio. Hubiera sido más tranquilizador estar acompañada.

EL SUEÑO DE, haces bien. Nunca se sabe lo que se esconde tras los contornos cotidianos.

Gracias HERMAN, la ventaja de las pesadillas es que tienen un final. Ojalá esto lo fuera.

No conozco el relato del que hablas, NÁN, pero parece bastante terrorífico, sí.

PEDRO DE PAZ, abrumada me tienes.Pero gracias.

Gracias anónimo R.A., me pregunto a qué R.A. representas.

Araceli Esteves dijo...

TXELL, quina alegria que hagis tornat!! Benvianguda. I que el 2010 sigui millor any per tots.

Gracias BÁRBARA, ojalá tengas razón.

VIAJERO, estoy totalmente de acuerdo contigo. El título es fatal. Casi todos los títulos me fallan. Algunos estrepitosamente.
Feliuz año.
Y ojalá te replantées la vuelta al blog.

NáN dijo...

Pues si no conoces ese relato, Araceli, me permito decirte dada la fecha que hay un regalo estupendo que te puedes hacer:

Recordar o releer Retrato del artista adolescente, de Joyce; leer Retrato del artista cachorro, libro de relatos con el que Dylan Thomas, aunque lo negara, contestaba a Joyce que había "otro" tipo de literatura, más metida en la vida. Y para rematar, Retrato del artista adolescente, viejo, la última obra de Joseph Heller, el de Trampa 22, antes de morir; donde escribe como se escribe hoy.

Los tres juntos, son una historia de la literatura del siglo XX. Ademças de una gozada de las buenas.

Araceli Esteves dijo...

Me los apunto los tres, Nán. Gracias por el consejo y que tengas un año cojonudo.

Txell Sales dijo...

NAN, claro el "Portrait of the artist as a young man" es la puerta para entrar al "Ulisses". Los otros dos no los conocía.