domingo, 25 de diciembre de 2011

YO TAMBIÉN ME AUTOEPITAFIO

Como hija intermedia, he sido huidizo contenido de sándwich. Parí a los dos hijos que me eligieron ( fueron ellos) como su primer lecho. He dormido y me he rascado bastante. Durante años disfruté del desorden, hasta que descubrí lo relajante que me resulta el caos domesticado . El mundo me ha parecido mucho más bello reflejado en la cambiante superficie de los charcos, sobre los que me he contorsionado buscando la mejor luz, la inevitable fisura. He sufrido y gozado de segundos que resultaron eternos y caminado por innumerables caminos equivocados, sin cuyo tránsito no hubiera rozado el paraíso. Aprendí que el tiempo es sólo un estado de ánimo.Del cuerpo de mi madre hasta este presente ceniza, tal vez he sido sólo una gota que se precipita.

25 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

Me gusta mucho, hay mucha vida en él; yo creo que no estás muerta ni un poco, no, no nos engañas: mañana nos encontramos.
Un beso, Luisa.

Lola Sanabria dijo...

Acompañada quedas en el sentimiento.

No somos nadie.

Abrazos del más allá.

ralon0 dijo...

Es muy lírico Araceli,muy bello, me gusta todo pero me quedo con esta frase:


Del cuerpo de mi madre hasta este presente ceniza, tal vez he sido sólo una gota que se precipita.




Un abrazo R.A.

Marta Sanuy dijo...

pero qué bien escribe usted señorita.

me gustan todas tus entradas.

Reyes dijo...

Un poco largo para epitafio;me quedaría con la última frase; es certera ,poética y veraz.
Un beso.
Te dejo además un ramito de violetas espeando que resucites pero ya.

Reyes dijo...

"espeando" no, esperando.

manuespada dijo...

Un ultimo adiós muy poético, me ha gustado mucho el tono, muy vivido. Nos vemos en el mas allá. Besos con forma de espectro, Araceli.

Puck dijo...

Me gusta lo de que el tiempo es un estado de ánimo, me recuerda a Cícely, de la serie Doctor en Alaska que me encantaba.
Feliz ranidad!!!

AGUS dijo...

Durante todo el texto me has hecho temblar. Hasta la última frase, demoledora, el tiro de gracia. Espectacular.

Abrazos.

Propílogo dijo...

Yo, como soy más raro, me quedo con ese dormir y rascarse.
Me estoy poniendo malo con tanto muerto querido.
Abrazo
Gabriel

Elysa dijo...

Araceli, muy bello te copiaría las frase que más me han gustado pero entonces tendía que hacer un copia-pega de todo el epitafio, me gusta todo de principio a final.

Besitos desde el más allá

Elena Casero dijo...

Ahora que también estoy en el más allá, seguiré tu gota precipitada. Yo fui hija casi terminal, poco después la menopausia.

Felices dias

Rosa dijo...

Yo me quedo con el cáos domesticado y el reflejo del mundo en los charcos...

Besos desde el aire

Anita Dinamita dijo...

Lo que más me gusta es que tu epitafio es un reflejo de lo que has aprendido en la vida. Me quedo con ganas (ya me contarás en un futuro cercano o lejano según nuestro estado de ánimo) qué aprendiste de la muerte.
Abrazos y Feliz Navidad

Laura dijo...

Precioso microrrelato epitafial, en el que recorres en diez frases una vida en forma cuasi-poética. Me quedo con eso de que el "tiempo es sólo un estado de ánimo". Si así es : mi tiempo corre despacio para disfrutarlo aún más y me quedo por aquí para usarlo a tu lado.

Un beso des-
demispalabrasylasvuestras.

viste como son las cosas dijo...

Sooooooooo looooooooooong-------

Ximens dijo...

Por Dios, ¿por qué no todos los poetas escriben en prosa? Mira que es poesía tu epitafio que en el cementerio las mariposas solo se posan en tu lápida. Me ha gustado, y destaco: ser el primer lecho de tus hijos, rozar el paraíso, presente ceniza, y la brevedad: esa gota que es toda una visa. Ahora mismo me levanto de mi sepultura para aplaudir.

Fernando Martínez dijo...

Desde luego la guadaña no ha dejado títere con cabeza y, para ser navidad, y festivo para mas INRI, no ha dejado de hacer horas extras.

Cómo ya no estás, me quedo en tu sitio. je, je, je.

Pedro Sánchez Negreira dijo...

Formidable, Araceli; absolutamente formidable.

Un abrazo.

Maite dijo...

Última frase genial, seguro que con ese epitafio, nunca te faltarán flores. Besos muy vivos.

Marisol Torres dijo...

Epitafio autobiográfico. Magnífica frase "he caminado por innumerables caminos equivocados, sin cuyo tránsito no hubiera rozado el paraíso", toda una declaración de principios. Un saludo

Raúl dijo...

Descansa en paz.

Miguel Baquero dijo...

Qué bueno. Chapó. Al principio me alarmó lo del rascarse ;-), pero lo que ha venido después me ha hecho olvidar esa inquietud. Muy muy bueno.

Gemma dijo...

Y de ahí esa fijación tuya indudable por los charcos... Enhorabuena, Araceli, y que tengas un feliz año!

Rocío Romero dijo...

Tus niños eligieron bien ;-)
Feliz 2012 (y besos)