miércoles, 23 de junio de 2010

LAS APARIENCIAS ENGAÑAN.

Mire, Sr. agente, éste es un barrio tranquilo, de gente trabajadora y sencilla. Por otro lado, siempre fue un chico amable y educado. Muy callado, eso sí, pero jamás hubiera pensado que...
Aunque fui yo misma la que lo vi desde el salón, con el rabillo del ojo.
Y ahora sólo pienso en su madre, pobre mujer, menudo disgusto.
Verá, primero pensé que lo que había en el banco de la plaza era un perro dormido, pero no, créame agente cuando le digo que era él. No tengo ninguna duda.
Estaba tranquilamente sentado en la plaza, con las piernas extendidas y distraído mirando quién sabe qué. Serían las ocho y media. Como verá, estoy en condiciones de asegurarle, y dios me perdone, que no, no vio el partido.

Dedicado a todos los que el viernes estarán en un parque.

19 comentarios:

NáN dijo...

Buen sentido del humor defensivo.

Bueno, ya me dedicarás un micro cuando toque. Porque este va a ser que no.

Antonio de Castro dijo...

Muy bueno. Y que alivio, me esperaba algo espeluznante al final.
Por cierto, no se como veis ese asunto en Espana, pero aqui en Francia a "Les Bleus" los van a recibir a pedradas en cuanto lleguen al aeropuerto de Orly...

Jesus Esnaola dijo...

Hace un día o dos oía una noticia en la radio que decía algo así:

"Detenidos media docena de individuos a los que se la sopla el mundial de fútbol. Los indeseables se dedicaban a ir de bar en bar hablando de la reforma laboral."

Como ves, querida Araceli, no estás sola.

Un abrazo

Araceli Esteves dijo...

Lo suponía, NáN, lo suponía...
Me aburre el monotema futbolero. No lo entiendo, y además me falta la neurona de la emoción patriótica.

ANTONIO, en España no sé cómo se ve. Pero desde luego hay un fervor considerable.

Araceli Esteves dijo...

Qué alegría me das, JESÚS, ja ja...
Muy bueno...

Raúl dijo...

Sonrío...
No serán muchos los homenajeados, no.

manuespada dijo...

Gracias por dedicármelo, Araceli.

Araceli Esteves dijo...

Seguro que no, RAÚL; pero ya he encontrado a uno:
MANÚ, qué bien, de momento ya seremos dos, pensaba que estaría sola.

strongboli dijo...

Vaya, me alegra ver que hay más gente que pensamos igual... Qué cruz, esto de la roja (hasta al período, van a acabar llamándolo así).
Ens veiem al parc, doncs.
Petons.

Joana dijo...

Y en qué parque dices que nos vemos?

Araceli Esteves dijo...

Llorenç, Joana, qué alegría... cualquier parque estará bien, pero mejor será que busquemos uno bien alejado de la civilización para no tener que escuchar los orgasmos futboleros. Besos.

Luis dijo...

Me has hecho sonreir. Igual que otros me esperaba un final espeluznante y no que me pegaras un coscorrón.
Un abrazo.

NáN dijo...

Oye, Araceli, que había quedado este martes con dos amigas para una entrevista que le van a hacer a una. Y mantengo la cita. Ya sé que no es un parque y que no es el partido del viernes, sino el del martes, pero creo que esto me da derecho a mi parte de la dedicatoria.

O sea, que me quedo mi parte, aunque esto parezca un lío de contrato de un préstamo de un banco.

Araceli Esteves dijo...

LUIS, si te he hecho sonreir me doy por satisfecha.
NáN, pues sí, si el martes también hay partido, tienes el texto dedicadísimo.

Anónimo dijo...

¡Me encanta! Hay un relato de Ray Bradbury en el que te detienen por el simple hecho de salir a dar un paseo,en ese futuro es una conducta sospechosa. Yo,el viernes, estaba en un parque frente al mar.

Saludos
R.A.

Araceli Esteves dijo...

R.A. Pues va a resultar que al final no somos tan pocos los que pasamos del mundial. Bienvenido al parque.

Shaynne dijo...

Es genial, absolutamente genial. Creo que me ha recorrido un escalofrío la espalda al leer el final.

Araceli Esteves dijo...

Gracias, SHAYNNE, me encanta provocar escalofríos.

Isabel González dijo...

Me encanta como escribes Araceli, te sigo. Un abrazo.