jueves, 4 de diciembre de 2008

Mi amor:


Lo nuestro no ha terminado, aún me quedan flechas en el carcaj.

10 comentarios:

Sinuosa dijo...

jajaja, al final metiste la palabrita, ein?
Te ha quedado muy bueno. Sí.

(Ya estoy viendo a todo el mundo con el diccionario en la mano, como yo)

Txell Sales dijo...

Doncs, li he fet cas -per ser com tothom- a la sinuosa però ja s'entenia que les fletxes eren reseves de lluita i pel context no podia ser una altra cosa, però està bé. La foto d'on l'has tret?

Reyes dijo...

Jajajaja....carcaj-ada
qué bueno...
qué maravilla de brevedad...
supongo que la frase-cuento también podría protagonizarlo Cupido...me parece que también es de los que llevan carcaj...

Besos

El Viajero Solitario dijo...

Te agradezco que lo publiques en mi honor. Desde luego, no sé si compartiremos lazos de sangre, pero este micro y el del autor inédito son primos hermanos, como mínimo.

Todo un reto el de introducir la palabra carcaj en un microrrelato. En este caso, se puede decir: prueba superada.

A propósito del carcaj, vaya palabreja. Hay palabras que a los andaluces se nos enredan en la lengua y no hay manera de pronunciarlas (carcaj, excesivo...), y luego sale lo que sale. Carcaj se me antoja que tan sólo Bono (el del congreso, no el de U2) es capaz de pronunciarla de principio a fin. Y con toda naturalidad, oye.

TortugaBoba dijo...

Espera que miro la RAE... Ya. No sabía si era broma, seré bruta...
Viajero ¿eres andaluz?
Lo que da de sí una frase :)
Beso.

txe dijo...

parece una amenaza

El Viajero Solitario dijo...

Así es, TortugaBoba, soy andaluz, pero no me lo tengas en cuenta: fue por casualidad.

Bárbara dijo...

Desde luego que este amor aún tiene remedio, gracias a dos y a un carcaj...
Y no sé de qué os extrañáis, yo uso esa palabra a diario...

strongboli dijo...

Yo también sé lo que es un carcaj. De hecho, tengo uno que va conmigo a todas partes, por si alguien se pasa y le tengo que meter un carcajazo (es que las flechas se me acabaron, y es un curro ponerse a cortar ramas, afilar, buscar plumas y eso. Y el arco lo tenía aparcado en un bar y me lo robaron).
Me ha gustado mucho la frase, mucho.

Raúl dijo...

¡Soberbio!