miércoles, 10 de diciembre de 2008

ERA DE ESPERAR

El mecánico miró las bujías y revisó el motor de arranque. Cambió la correa de transmisión y comprobó la batería. Todo funcionaba a la perfección. Pero el coche no arrancaba. Después de repasar cuanto manual encontró y de realizar los tests pertinentes, descubrió por fin el motivo. Era un problema de voluntad, de falta de motivación. El coche había perdido la ilusión por rodar y hacer kilómetros. Probamos con algún incentivo, llantas nuevas y altavoces traseros, pero no hubo forma, nada le hizo cambiar de opinión. En el fondo me alegré por él. Siempre supe que mi coche tenía principios.

10 comentarios:

Raúl dijo...

Este coche tiene una naturaleza de lo mas Disney. Sonrío.

Txell Sales dijo...

És genial la personificació del cotxe. Tanmateix, si és una persona, i ens allunyem del text una mica, millor n tenir-ne tants, de principis.

B dijo...

Me encanta cómo dominas esos micro-
relatos de finales inesperados...
Oh!!!
B.

Sinuosa dijo...

Pobre.., ¿no será que ya no le miras con ese brillo en los ojos del primer día?
Te lo digo porque el mío ya me pilló alguna vez mirándo con deseo a otros más jóvenes. Tiene unos celos...
Simpático micro.
:)

TortugaBoba dijo...

Si es que los pobres coches también tienen alma. Qué se han creído. Yo les cojo un cariño...
Beso.

Reyes dijo...

Ay , cómo entiendo a ese coche.
Pero si hay un mandamiento absoluto, es que estamos condenados a rodar y rodar hasta reventar.
Habrá que explicárselo al coche.
Besos.

Herman dijo...

Claro, hasta los coches se cansan. Me ha gustado. Volveré más a menudo por aquí.
Besos

Miguel Baquero dijo...

Muy bueno. Enhorabuena.
Tu coche tiene carácter, sí señora, y no se deja dominar por nadie

el pasado que me espera dijo...

Es curioso que digas lo de Disney, RAÚL, no se me había ocurrido. Lo cierto es que me da bastante grima
el universo Disney. Aunque tengo unas pequeñas joyitas en vhs de unos dibujos de sus orígenes, en sepia, que son realmente buenos.

És veritat TXELL, no tenir principis és fatal pero tenirne masses pot resultar perillós.

Encantada de que te encanten,B.

SINUOSA, el coche en cuestión lo que está es cansado de rodar por autopistas, a él lo que le molaban eran las carreteras secundarias y aquellos caminos polvorientos.

TORTU, yo solo me encariñé del primer coche que tuve, que era un DYANE 6 de segunda mano. Tenía un rollito...

REYES Lo bueno de los coches es que ellos sí pueden dejar de rodar sin dar explicaciones.

Bienvenido HERMAN, a mí tu blog también me ha gustado.

MIGUEL, cada vez es más dificil no dejarse dominar y plantarse, bueno, o cada vez se practica menos.

B dijo...

You did it again!!!
B.