sábado, 2 de julio de 2011

POSESIÓN

Nos divorciamos porque nuestra relación se había convertido en un roído y punzante saco de reproches. Lo aborrecí como a la ola de calor más húmeda y pegajosa. Hasta que supe que estaba con otra. Ahora nos mandamos poemas.

12 comentarios:

muerte roja dijo...

El Amor es así de caprichoso a veces, no puedo vivir contigo pero sin tí tampoco.
Creo que lo importante es amar y sentirce amado. Los poemas furtivos rejuvenecen...

Un besito :)

Reyes dijo...

jajaja buenísimooooo

Rosa dijo...

He conocido algún caso...Amor clandestino.

Muy bueno.

Besos desde el aire

Javier Puche dijo...

El amor y sus paradojas. Me ha gustado mucho.

Isabel dijo...

Una relación perfecta para la posteridad.

Hoy por fin besos fresquitos.

Gemma dijo...

Lo cierto es que lo defines muy bien ya desde el título...
Breve, conciso y tremendo!

Antonio de Castro dijo...

Son las retorcidas paradojas que se llegan a dar en algunas relaciones con el paso del tiempo.

Miguel Baquero dijo...

Muy bueno. Hay relaciones que como están mejor, sin duda, es sin estabilizar, en precario equilibrio

AGUS dijo...

Me encanta como gravita todo entorno al verbo tener y el juego que estableces con las distancias. Muy sutil.

Abrazos.

Lola Sanabria dijo...

Qué será, que cuando aparece el tercero en discordia, reactiva el amor o lo que sea que haya entre dos.

Besos volados.

Celsa Muñiz dijo...

Una prueba más de que uno se enamora del amor, no de la persona.
Buen micro, Araceli.
Abrazos.

Olga Bernad dijo...

Muy de acuerdo con Celsa, es el amor lo que echamos de menos. Si se echa de menos al otro (que no parece el caso, pues se advierte más bien que se echaban de más mutuamente:-) igual es amor de verdad, sea lo que sea eso.