martes, 26 de abril de 2011

LA MANO IZQUIERDA DE ANA


Mi mano izquierda ha empezado a moverse de forma autónoma, a rascar donde no me pica, a despeinarme en plena reunión de vecinos, a soltar el tenedor cuando pretendo cortar un filete. La psicoanalista me dice que la mano izquierda es mi padre. Y que si me domina es porque no he conseguido elaborar bien mi Edipo. El caso es que la vida empieza a ser un infierno, mi mano derecha se ha ido debilitando y ya ni me atrevo a salir a la calle temiendo que la mano díscola me ponga en algún aprieto. Ahora mismo escribo sentada sobre ella, en pugna, cargando sobre mi nalga izquierda el peso y la tensa presión de todo mi cuerpo para que así me permita escribir, pero no sé si conseguiré inmovilizarla durante mucho más tiemp Ana, no luches más, acepta lo que en el fondo sabes que es irremediable. Sólo déjate llevar...

22 comentarios:

Celsa Muñiz dijo...

¡Aahh! Esa frase final, se me ponen los pelos de punta.
¿Sabes?, creo que deberías escribir alguna obra de terror, pero terror psicológico, nada de sangre ni tripas fuera. Se te da muy bien.

muerte roja dijo...

Me ha gustado mucho, mucho, apoyo la idea que da Celsa escribe algo de terror psicológico.
UN SALUDO :)

Susana Camps dijo...

El relato se contagia de la tétrica alusión que es la fotografía superior... Supongo que Ana "se dejará llevar", ¿no?
Saludos.

Propílogo dijo...

Qué terrible ha sido vivir en directo, en presente, la derrota de Ana frente a la mano.
Qué bueno, Araceli. Qué miedo, Araceli.
Abrazo
Gabriel

Anita Dinamita dijo...

Excelente, Araceli... pufff, eres un pozo sin fondo
Un abrazo

Lola Sanabria dijo...

Buena revisión del complejo de Edipo.

Besos dobles.

Pablo Gonz dijo...

Estupendo, Araceli, me encanta. La idea es excepcional y también la resolución argumental (con la carga dramática que le da la urgencia del momento). En cuanto a la prosa, lo de siempre, justa y precisa (o sea, simple cuando precisa ser simple y compleja cuando precisa ser compleja). Veo un micro muy completo, ya te digo.
Abrazos admirados,
PABLO GONZ

Antonio de Castro dijo...

La primera de las dos últimas frases implica pesimismo, pero la siguiente le da un posible matiz positivo que no hace más que volverlo todo más ambiguo. La impresión que queda es de haber leído un relato muy desesperanzado.

Miguel Baquero dijo...

Me ha gustado mucho, por el final, desde luego, pero también por la originalidad de la idea y por lo bien que está contada...
Enhorabuena. Un abrazo

MANUEL IGLESIAS dijo...

La lucha "eterna": que tu mano derecha no sepa nunca lo que hace la izquierda. En este caso hay que evitar que la derecha sea contaminada por el comportamiento de la díscola. Está muy bien. Un saludo

Araceli Esteves dijo...

Sí, CELSA, el terror psicológico me gusta mucho. Pero de sangre y tripas, nada, tienes razón.

MUERTE ROJA, me alegro. Y sí, igual algún día me atrevo con un relato más largo.

SUSANA, Ana se deja llevar porque no le queda otra.

GABRIEL, me encanta dar miedo, lo reconozco.

ANITA, Eso espero, espero que no haya fondo en el pozo de las ideas. Aunque a veces lo parezca.

LOLA, te devuelvo esos besos gemelos.

PABLO, gracias por tan benévola apreciación.

ANTONIO, yo creo que en esa derrota hay algo bueno, la mano díscola tiene mucho que decir.

Reyes dijo...

Ostia, es tremendo.
...
Besos.

strongboli dijo...

Yo hubiera hecho que la mano derecha cortara la mano izquierda, y se acabó el problema.
Muacks.

gaia56 dijo...

Mi primera visita a tu blog y me ha gustado y volveré.Me gustan mucho los relatos cortos quisiera saber hacerlos.
Estoy con Celsa, esa maravillosa frase final redondea, concluye y cierra dejando abierto el relato.
Encantada de haber llegado hasta aquí.
Un beso.

Rosa dijo...

Dejate llevar, para seguir contando historias tan bien contadas.
Salludos

Isabel dijo...

¡Buenísimo y original!

Besos.

Antonio de Castro dijo...

Había una película de Humphrey Bogart que se titulaba "La mano izquierda de Dios", ahora que me acuerdo.

Araceli Esteves dijo...

LLORENÇ, es que no me gusta nada que gane la derecha. BESOS

GAIA56,bienvenida. Me alegro de que te guste. Pero ¿ por qué no lo intentas?

ROSA, eso espero, que vayan saliendo...

ES cierto, ANTONIO, me había olvidado.

Flavia Company dijo...

Intenso, Araceli. Me ha gustado mucho la idea. Me ha encantado que se siente arriba de la mano: buenísimo.
Abrazo, que te doy hoy mismo en breve, :-)

Raúl dijo...

Me encanta leer las cosas estupendas que el resto de comentaristas te escriben, así yo me ahorro comentarios largos y trabajados, pues todo está ya dicho.

Gemma dijo...

Desde luego, estoy de acuerdo contigo: no siempre es bueno dejarse llevar.
Este sí que me parece un micro de terror-terror...
Besos

Anónimo dijo...

Me ha gustado, me sugiere una lucha entre la razón y la locura en la que suele prevalecer la primera, pero de vez en cuando no viene mal que gane la segunda aunque sea durante unos minutos.
Animate a lo de un "macrorelato" seguro que lo escribes igual de bien. JD.