jueves, 17 de marzo de 2011

TERAPIA

                 La autora de la ilustración es Abigail Larsson

Empecé a escribir relatos terroríficos para alejar mis miedos. Al convocar temores en la ficción me libro de su obstinada compañía real. Mis personajes sufren irreparables pérdidas para que las mías duelan menos. Brotan diálogos salpicados de recuerdos negros, de cobardía antigua. He despertado a mi madre muerta, me he vengado de amantes que no me quisieron. Con esa entrega total a la ficción he quedado libre de molestas cargas anquilosadas. Pero tardé en advertir que empezaba a diluirme. Ahora ya no soy otra cosa que golpes de tecla.

26 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Sin duda, corres el peligro de quedarte en nada si te libras de todos tus miedos, cargas y recuerdos...
Abrazos

manuespada dijo...

Muy bueno Araceli. En el fondo, la Literatura nunca puede ser un sustituto de la vida, como mucho, un sucedáneo, digan lo que digan algunos. Y si la vida de tu personajes se diluye en las teclas, es que su vida real hace aguas.

Gemma dijo...

Y sin embargo tu personaje es "a golpes de tecla" o de martillo, que para el caso da lo mismo.
Un abrazo para ti

Javier Puche dijo...

Gran escritor Lovecraft. A veces la literatura es la única realidad. Un abrazo.

Maite dijo...

Pues esa última frase es una buena definición de un escritor, aunque no debe abandonarse a ese único sonido del golpeteo de la tecla o acabará volviéndose loco, o tal vez ya lo esté :D
Me ha gustado el micro y el título, muy acertado.
Abrazos

Rocío Romero dijo...

Estoy con Anita, tanto vaciarse no puede ser bueno... Está logradísimo.
Por elegir una imagen, me gustó que despertara a su madre muerta... (aghh) ;-)
Un abrazo

Jesus Esnaola dijo...

Desde luego la escritura tiene su componente de catarsis, pero no puede sustituir a la vida, que se lo pregunten a Borges que siempre se lamentó de no haber vivido más y escrito menos. El mismo Lovecraft no pudo ahuyentar sus demonios escribiéndolos, si bien sí consiguió obtener un cierto gozo estético y un reconocimiento que los hicieron más tolerables.

Muy buen micro, Araceli.

Abrazos.

Pablo Gonz dijo...

Cualquier escritor de raza se reconocerá en lo que escribes, Araceli. Hay fondo, hay forma; se reúnen en una mezcla perfecta. Un excelente texto, en definitiva.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Isabel dijo...

Este micro es de los que me gustan, en tan pocas palabras haces un recorrido largo en la mente de los que te leemos y con ese final tan fuerte y magnífico das en el clavo.

Lola Sanabria dijo...

No sólo hay que tener cuidado con lo que se desea sino con lo que se teclea, porque puede volverse contra ti. Buen micro.

Besos variados.

Celsa Muñiz dijo...

Echaba de menos tus micros. Me tengo que poner al día. Me encanta este micro. Los miedos hay que enfrentarlos, y escribir sobre ellos, exponerse, es la mejor terapia. Pero sin diluirse, ein?, jejeje
Un abrazo.

Ricardo Bada dijo...

La pregunta básica que quedaría flotando en el aire es esta: Pero Lovecraft ¿escribía a máquina?
Dicho de otro modo: Creo que este microrrelato (tan bien escrito, tan redondo) ganaría mucho sin la referencia a Lovecraft. Vale.

Araceli Esteves dijo...

QUERIDO RICARDO:
LA MENCIÓN A LOVECRAFT ERA SÓLO PORQUÉ USÉ UNO DE SUS DIBUJOS. SIEMPRE PONGO EL NOMBRE DEL AUTOR DEBAJO DE LAS IMÁGENES QUE PONGO.
UN BESO

Ricardo Bada dijo...

De acuerdo, Araceli querida, pero habrás visto que no soy el único lector que asocia el personaje de tu cuento con el crédito del dibujo. Ya veo que siempre pones el nombre del autor debajo de las imágenes que incluyes, pero en según que casos, y este pudiera ser uno, ejemplar, hay que hacer la consabida excepción. Porque ese nombre contextualiza el texto. A eso me refería con mi comentario. Que tengas un feliz fin de semana.
Vale.

Jesus Esnaola dijo...

No puedo resistirme a comentar que Lovecraft sí escribió a máquina, compró una con quince años que conservaría hasta su muerte. Es verdad que él siempre prefirió escribir con pluma, la escritura a máquina la usaba sólo para las versiones finales de sus obras y que, según él mismo confesaba, si no hubiera sido por la colaboración mecanográfica de alguno de sus amigos, más de un cuento suyo no habría sido publicado de tan tediosa que le resultaba esa labor.

Así que, gracias a Ricardo, encuentro un valor añadido al microrrelato de Araceli: creo que para Lovecraft habría sido un verdadero infierno tener que mecanografiar toda su obra.

Perdón por el rollo.

Ricardo Bada dijo...

Hola, Jesús, y qué impagable ese dato de que Lovecraft escribía a máquina, o al menos disponía de una. Pero si eran los amigos quienes a fin de cuentas terminaban aliviándole lo tedioso de la labor, entonces convendrás conmigo en que si para Lovecraft habría sido un verdadero infierno tener que mecanografiar toda su obra, el final del cuento de Araceli se pierde. ¿O cómo atar esas dos moscas por un rabo?

Araceli Esteves dijo...

Me gusta mucho que se abran estas polémicas en mi blog. Lo cierto es que el texto no estaba inspirado en Lovecraft.En realidad yo desconocía la faceta de ilustrador del escritor. Tal vez debería cuidar más la elección de las imagenes con los que encabezo los relatos para evitar asociaciones que no pretendo. MUCHAS GRACIAS A TODOS POR VUESTRAS APORTACIONES.

R.A. dijo...

Yo vengo a decir que me gusta el micro y la ilustración me ha encantado. Vaya no sabía que Lovecraft tenía esa otra faceta.

Un saludo desde las galaxias ;)

Miguel Baquero dijo...

Buenísimo (y muy buena también tu nueva foto, al final has acabado "dando la cara").
Me ha gustado mucho el relato, porque es cierto que seguramente sin nuestros miedos y nuestras paranoias y nuestras deudas pendientes no seríamos nada

Antonio de Castro dijo...

Es el peligro de tomarse demasiado en serio la ficcion, ideal para sobrellevar la realidad, pero muy peligrosa si acaba sustituyendola.

Kamarada X dijo...

Un beso,Araceli.Supongo que la escritura no debe sustituir a la vida, pero qué es la vida? Esa constante renuncia o esa que nos viene ya marcada, estudiar, emparejarse, trabajar, vendernos por un piso, por un coche, tener hijos y vigilar que hagan lo mismamente parecido que nosostros. Desde luego el dibujo no está hecho por Lovecraft, sino de alguien del comic, otra cosa es que él hiciera los suyos. http://grimreviews.blogspot.com/2008/05/hp-lovecraft-as-he-saw-himself.html

Araceli Esteves dijo...

Vale Kamarada X.
He estado buscando al autor del dibujo y no lo encuentro. Mira que eres aguafiestas, con lo me gustaba pensar que era un autorretrato...

Javier Bou dijo...

Bueno pues perdona para una vez que aparezco tengo más mala pata que el señor Lovecraft en persona.Pero por suerte creo haber corregido el error, al menos en parte. La ILUSTRADORA es Abigail Larson. Buenísima en todos los aspectos. Mira que bien dibuja y no como otros aguafiestas. http://mirrorcradle.deviantart.com/
Disculpen las molestias.

Araceli Esteves dijo...

Pues si que dibuja bien la chica.
Voy a cambiar por tercera vez el pie de foto de la entrada. Gracias por la aclaración, Kamarada...

Ricardo Bada dijo...

Ahora el cuento te quedó redondo, Araceli. El protagonista del mismo puede ser Lovecraft o Mongo Santamaría, tanto da. Te felicito y te deseo un feliz fin de semana. Vale.

Daniel Sánchez dijo...

extremadamente bello.