lunes, 8 de febrero de 2010

DESEO


SER PIEDRA EN EL DESIERTO.
NO SENTIR
MÁS QUE LEVE PASO
DE LA LLUVIA ESCASA,
QUE SIN INTENCIÓN ALGUNA
DEVIENE SURCO.

12 comentarios:

Gemma dijo...

Me habías hablado -si mal no recuerdo- de la existencia de este poemilla, ¿verdad?

Incluso las piedras sufren cambios inevitables. Tu poema, por ejemplo, tiene la forma de un hermoso arabesco.
"No sentir más que el leve paso
de la lluvia escasa
que sin intención alguna
deviene surco". No es mala vida.

MANUEL IGLESIAS dijo...

Hermoso Araceli. Pero el calor, el frio ¿No resquebraján el corazón de la piedra? Saludos

manuespada dijo...

Lo malo que el agua acaba destruyendo la piedra lentamente, ya lo decía Bruce Lee, "Be water, my friend". Kisses.

NáN dijo...

Déjeme por una vez, mujer, llegar pronto y aplaudir.

Pedro Herrero dijo...

Creo que te sitúas cerca del haikú, con ese pensamiento estoico que aspira a la belleza esencial de las cosas. O bien, te has quedado sin combustible en pleno desierto, y sin cobertura de móvil. Elijo la primera interpretación, pero en cualquier caso, si la imagen es espléndida, tu poema está a la altura de las circunstancias.

Isabel dijo...

Desgastada a golpe de caricias y ella ahí, firme y resuelta.

¡Qué bello poema!

Miguel Baquero dijo...

¡Qué bonito y qué desolador! Me parece escuchcar al fondo del poema un sentimiento triste que espero que se te pase pronto.

Un abrazo

Raúl dijo...

Sentir o no sentir, esa es la cuestión. Yo no me decido.

Antonio de Castro dijo...

Me recuerda a la canción de Paul Simon "I am a rock". Dices mucho con muy pocas palabras.
Saludos

Araceli Esteves dijo...

Sí, GEMMA, te había hablado de él. De vez en cuando lo desempolvo y lo saco de paseo, pero nunca lo había traído hasta aquí.

MANUEL IGLESIAS, pero ocurre con una lentitud tan agradecida...

MANU,Hay algo en la forma en la que se va puliendo la roca con el paso del agua, que me resulta de lo más relajante.

Le dejo, MR NáN, le dejo.

PEDRO,debería bastarnos eso, la contemplación de la belleza esencial.

ISABEL, si es que las piedras tienen un aguante...

Te parece, MIGUEL, y te parece bien. Es así. Pero pasará...

RAÚL, that is the question...

ANTONIO DE CASTRO, no conozco la canción. Bueno, no la conozco por el título, igual si la escucho...

Jaht dijo...

Eso también es bonito.
Dudo de que las piedras quisieran ser seres vivos, debe darles mucha grima la sangre.

Araceli Esteves dijo...

Quién sabe, JAHT, todos queremos ser lo que no somos.