viernes, 30 de octubre de 2009

VIAJEROS SIN EQUIPAJE

El hombre parece inquieto, la mujer que lo acompaña acuna a un bebé envuelto en una manta. Verlos en el andén sin equipaje, ni siquiera un bolso de mano, resulta turbador. Se oye el pitido del tren que se aproxima a la estación y la mujer avanza hacia las vías con pasos lentos pero decididos. El aire se congela mientras ella se asoma sobre las vías como si buscara el mejor lugar para lo que ya se intuye inevitable. El bebé rompe el silencio con un llanto premonitorio. El silbido se intensifica y adopta una intermitencia familiar. Me aparta bruscamente de la escena y me lleva en vuelo fulminante al bip bip del teléfono móvil, que siempre suena puntual cuando estoy intentando tener una pesadilla.

25 comentarios:

Antonio Serrano Cueto dijo...

Eso de que intentas tener una pesadilla es bueno. Siempre he mantenido que pocas cosas introducen más inquietud en nuestra vida que la llamada de un teléfono. Más incluso que esta pesadilla terrible. Por cierto, ¿sabes que hace unos días a una señora se le escapó el carrito del bebé justo cuando llegaba un tren? Ocurrió, creo, en España, pero milagrosamente el bebé salió ileso. En ese caso nada del mundo de la vigilia evitó la pesadilla de esa madre, que será de por vida. Un beso desde Flandes, ya con mucho frío.

Gemma dijo...

Muy conseguida esta transición del sueño a la vigilia. Los bips-bips reales siempre resultan más pesadillescos (y pesados).
Un beso

Sinuosa dijo...

Me gustó esa doble lectura que intuyo en la frase: "cuando estoy intentando una pesadilla".
Veo al personaje que narra como la escritora que "intenta" contar una historia terrible y al mismo tiempo teme el desenlace (de ahí lo de "pesadilla").
El bip-bip del móvil es a la vez, su salvación y el causante de que no pueda terminarla.
Una idea brillante, nena.
Un abrazo.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

Y que final sería ese, sin lugar una pesadilla imaginaria y terriblemente real...Me quedo con el bip, bip, para hoy ya me bastan las atrocidades del día a día.

Besos

Marta Sanuy dijo...

¡qué bien cuentas Araceli!, es un gusto pasar por aquí

un abrazo

BB dijo...

Ese bip bip, te aparta de esa pesadilla, cuyo desenlace se
adivina, pero, realmente,
"tratabas" de tenerla, amiga
Hitchcock, o salir de ella?
Besos
BB

Jaht dijo...

Yo creía que la pesadilla era el móvil. Me alegra saber que también sirven para ahuyentar sueños terribles.

Herman dijo...

Me ha gustado mucho, Araceli. Sobre todo porque además de dibujar con nitidez una escena inquietante, al final te sacas de la manga un personaje perturbador: alguien que disfruta construyendo pesadillas. Siempre queda uno pensativo tras leerte.

Terapia de piso dijo...

Esa decisión pasará de la pesadilla a la imaginación...

Saludos, Araceli.

José Roberto Coppola

Raúl dijo...

Lo he tenido que leer un par de veces. No me ha resultado fácil sacarle la miga.
Al final, como le ha pasado a algún otro comentaristas, considero yo también que lo más acertado del relato, es esa inquietante y masoquista frase final.
Un abrazo.

Bárbara dijo...

Es que el despertador es peor que la peor de las pesadillas. Te sigo siempre con deleite aunque no haga bip-bip.

June dijo...

Que guapa la foto de perfil,joía.
Ya estaba harta de verte tan lejos y tan difusa.
..
Y hecho el comentario intelectual del día, te pregunto ;
tú sabes por qué no se actualizan mis entradas en los blogs ajenos ??
En tu lista sigue apareciendo la solidaridad , y desde entonces me he jartao de escribir.
Debe ser un fallo de mi blogger o algo.
Un beso .
Y no tengas más pesadillas.

El Viajero Solitario dijo...

Esa frase final te arranca bruscamente de la historia, como el despertador hace con los sueños. Muy logrado ese efecto, prima.
Y, como Herman, también me resulta inquietante el tipo ése que intenta tener pesadillas. Ahí hay un cuento, sin duda.

Araceli Esteves dijo...

Hola ANTONIO, ya leí la noticia del carrito del bebé. Creo que esa pobre mujer pasó ese día por el peor momento de su vida y por el mejor.
Tal vez, ahora que lo comentas, ese suceso quedara en mi suconsciente y fuera el germen del relato. En fin.Un abrazo de vuelta desde la todavía cálida Mallorca.

GEMMA, los bip bips reales son, como bien dices, la verdadera pesadilla. Un abrazo.

Araceli Esteves dijo...

Gracias SINUOSA.
El guionista de mis sueños es algo macabro.Eso es lo terrible de las pesadillas, que lo ves venir y no puedes hacer nada.

Tienes razón SUEÑO DE... de atrocidades vamos bastante sobrados.

MARTA SANUI, me alegro de que te pases por aquí, yo te vistito a menudo aunque pocas veces deje huella.

BB, yo creo que hay algo en el subconsciente que empuja a las pesadillas, es ese algo el que se molesta por la interrupción.

JAHT, el móvil es una de las pesadillas más adictivas.

HERMAN, todos tenemos un personaje perturbador por ahí tocándonos las narices.Normalmente más cerca de lo que pensamos.

TERAPIA, las pesadillas también surgen de la imaginación, no lo olvidemos.

RAÚL, el subconsciente es de lo más masoquista.

BÁRBARA, qué suerte que no hagas bip, bip...

JUNE, no tengo ni idea del motivo por el cual no se actualizaan, pèro es un mosqueo, la verdad.

VIAJERO, si el relato consigue inquietar ya es mucho. Me conformo con eso, que no es poco.

Fernando Valls dijo...

Araceli, te veo en constante transformación... Saludos.

savi dijo...

M'agrada molt el que acabo de llegir. Et deixo aquí el meu blog. www.savisensestudis.blogspot.com
petó

Araceli Esteves dijo...

Querido FERNANDO, si yo te contara...

NáN dijo...

Los thriller suelen requerir bastante espacio para crear atmósfera. Este se ha producido como un trueno.

Felicidades.

Olga B. dijo...

Eso de intentar tener una pesadilla... es un rasgo de sentido del humor. El suceso del bebé que sobrevivió a las vías del tren nos cortó la respiración a todos, puede ser que se quedase sobrevolando tu inconsciente. Por otra parte, qué tristeza de pesadilla, esa mujer con niño que va hacia lo que parece inevitable. Pero el bip lo evitó. Ya ves. Yo una vez soñe que daba a luz dos barras de pan y encima me decían que tenía que comérmelas, el bip bip también acabó con el asunto. Yo no sé qué hay que hacer para tener sueños eróticos, por Dios;-)
Un beso.
Me ha encantado.

Araceli Esteves dijo...

NáN, si te ha parecido que tiene atmósfera de thriler, estoy más que contenta.

OLGA, vaya sueño el tuyo. Pues yo una vez soñé, agárrate, que yo era un canelón. Un canelón feliz, además.El subconsciente tiene un especial sentido del humor..¿no te parece?

Olga B. dijo...

Humor, sí; lo del sentido... Jo;-)

manuespada dijo...

Qué miedo he pasado, me ha recordado a unas imágenes que he visto hace poco en la tele. Buen micro. Besos.

Miguel Baquero dijo...

Si es que ya no le dejan a uno/a tener una pesadilla a gusto...
Como siempre, chapó.

LuiSaxo dijo...

Que buenas imagenes para bellos textos, grandes saludos