sábado, 12 de septiembre de 2009

EN RESUMEN

Las palabras quedaron huérfanas,
atrapadas en mapas confusos,
llenos de islotes abandonados.
Queda el vasto espacio
abierto a dentelladas,
donde el silencio se encabrita
y obliga a la palabra.
Cortada una rebanada al silencio,
vuelve el discurso de cristal,
quebradizo como lágrimas de hojaldre.
El árbol que plantamos era ya tan frágil,
que una lluvia inesperada pudrió las raíces.
Esmirriada la savia fresca,
sobrevive una corteza líquida,
por la que ahora vamos resbalando.

10 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Me gustan partes de este texto.

Raúl dijo...

En resumen, al final de todo, se pudo salvar más bien poco.

Gemma dijo...

Tras la lectura, de pronto resulta difícil no resbalarse por la marcada pendiente de tan delicioso poema.

BB dijo...

Tus poemas siempre hermosos, Araceli. Ese silencio que
se encabrita para dar espacio
a la palabra... Y la tristeza
siempre allí, en esas raíces
ya podridas, pero donde aún
persiste algo de aquella corteza
vuelta liquido y en ella sigues
resbalando.
Un beso
BB

manuespada dijo...

¡Qué bonito! Una especie de metapoema que habla de palabras, un poema dentro de un poema.

Miguel Baquero dijo...

Sabes que no entiendo nada de poesía, pero siempre me alegra encontrarme con tus palabras.

No te demores tanto en escribir.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

A veces creo que esa corteza líquida, a veces pringosa, a veces escueta, cubre ya toda nuestra existencia...

Un abrazo fuerte.

NáN dijo...

Ese discurso de cristal, delicado y frágil, nos permite resbalar menos. Insiste.

June dijo...

El árbol que plantamos era ya tan frágil.

...
Llevo años buscando una frase como ésta, pero la has escrito tú .
Un beso.

Araceli Esteves dijo...

Leo, LEO, que te gustan partes de este texto y me alegro.

RAUL, no creas, siempre hay algo que salvar.

Gracias GEMMA por resbalar por estos lares.

Me alegro de que te gusten BB, yo también te mando otro beso.

Vaya MANU, he hecho un metapoema y yo sin enterarme. Menos mal que estás tú para informarme. Un beso.

MIGUEL, que más quisiera que poder sacar textos con mayor frecuencia, aunque lo intentaré.

EL SUEÑO DE ... Pues sí que es verdad que a veces lo parece.

NáN, en eso estoy NáN, insistiendo.

JUNE, pues me alegro de que la hayas encontrado aquí. Un beso.