miércoles, 15 de abril de 2009

CAMBIO DE BARAJA

Al principio fueron las cejas y las dibujé en su sitio con un lápiz azulado. Después fueron mis dientes amontonados. Al poco tiempo desapareció mi sonrisa bobalicona, herencia del abuelo Matías. Cada mañana, el espejo del baño se quedaba un rasgo más. Pieza a pieza y día a día, construía en su superficie, el rostro que se iba borrando en mí. Pestañas y verrugas, ojeras y papada, pasaron una tras otra, de mi cara al espejo, como flechas lanzadas con puntería de arquero medieval. Un día, el bigote que ocultaba mi labio tenue, apenas insinuado bajo mi nariz de payaso, completó la imagen del espejo y quedé libre de rostro. Un óvalo perfecto y sin mácula. Impaciente y con todos los papeles en regla, esperé a la llegada de los agentes de la compañía. Llevaban un muestrario con las propuestas de esta temporada, que según dijeron, contaba con alrededor de trescientos rostros. Me pareció un alrededor muy respetable.

20 comentarios:

manuespada dijo...

¡Qué bueno! Me encantan este tipo de relatos, que, por cierto, tú bordas como nadie.

Sinuosa dijo...

Araceli, es bueníiiisimo, bueníiisimo. Me dejas pasmada con tu ingenio.
Y esos toques de "normalidad" que dejas caer como sin importancia y que te deja con una sonrisa:
"Me pareció un alrededor muy respetable"...

Genial.

ca dijo...

Muy bueno Araceli, de verdad. Me ha recordado mucho a Virgilio Piñera y el último toque bien lo podría haber firmado Gómez de la Serna. Buen camino, sin duda y que mejor forma de celebrarlo que con una borrachera literaria.
PD: Por cierto, si te fijas bien, me puedes encontrar en el catálogo.

Terapia de piso dijo...

Porque no sólo somos un rostro.

Saludos.

José Roberto Coppola

Mega dijo...

Cuántos rostros no atesorará nuestro espejo más fiel...

Bueno, buenísimo.
Un abrazo

Nacho Viñuela dijo...

Me encanta, Araceli. Muy acertada crítica de esta sociedad nuestra que consume rostros y se oculta tras máscaras. Un abrazo.

Reyes dijo...

Yo, he tenido que leer dos veces la frase del alrededor.
No daba crédito a tanta precisión , o mejor dicho, a tanta imprecisión formal y acierto literario.
Luego dicen que en Blogerlandia hay mucho pelota;
ostia, pero es que también hay mucho talento.
Dejar de decirlo sería de cobardes.
Besos de payasa que escribe.

Raúl dijo...

No sabría yo a qué tipo de relatos se refiere Manu, pero es cierto, hay algo en tu propuesta literaria (que por cierto bordas) que es de lo más atractivo. Ocurrencia, podríamos llamarlo.

TortugaBoba dijo...

La última frase es realmente fantástica. Y la palabra "muestrario" buenísima también.
Beso!

El Viajero Solitario dijo...

Ay, prima, pero qué buena eres con los micros. Éste (como tantos otros) me ha encantado, muy ocurrente la idea del espejo que se va apropiando de los rasgos del que se observa, me parece una metáfora muy buena (no sé ahora mismo una metáfora de qué, pero me ha gustado).
Coincido en señalar la última frase, como otros antes. Es tan rara que resulta genial.

pd.- Como no podía ser de otra manera, en mi última entrada también hay espejos y reflejos un tanto pillos, prometo que estaba escrito antes de leer tu micro; por cierto, el tuyo es mucho mejor, pero no se lo digas a nadie :)

strongboli dijo...

Guapísimo, Ara, qué bueno... Esto de la cara lisa, aunque inquietante (como también todos los dibujos de Escher), es una buena manera de pasarse mejor las cremitas y potingues varios. Y quizás ni eso ya es necesario, porque no hay arrugas.
Petons.

Bárbara dijo...

Demudada me quedé... ¿le puedes decir al comercial de rostros que se pase por mi casa? Creo que el aracelismo ya puede ser un estilo.
Besets.

Miguel Baquero dijo...

Ya me gustaria a mí dejar mi cara al del otro lado del espejo y que viniese el comercial con un catalogo para elegir... Coincido con los demás en que el final es pasmoso, por lo de "alrededor" pero también por lo de "respetable", que cierra el micro con un broche de calma, serenidad y ahí queda eso.

TortugaBoba dijo...

"Aracelismo", palabra que tendríamos que empezar a utilizar. Me ha gustado Bárbara ;)
Muak.

Araceli Esteves dijo...

A TODOS
Bueno, vale, ya me podeis decir la verdad: a vosotros os pagan. Os pagan por subirme la moral, que es lo que haceis cada vez que coloco uno de mis textos. Me la subis leyéndolos, comentándolos y el extra (eso os lo pagarán a parte, espero...)es la forma tan benévola en la que lo haceis.
Hay días que nacen torcidos, se retuercen más al mediodía y por la noche ya son nudos apretados por todo el cuerpo.Vuestros comentarios son el mejor bálsamo acondicionador desenredante, así lo digo porque así lo siento.

cibersan dijo...

esta muy chevere tu blog...segui posteando...felicidades!

ahi te dejo para que lo cheques:

www.tumentepoderosa.blogspot.com

fer

NáN dijo...

Pues si hay aracelismo, también tiene que haber aracelistas, lo que me declaro fuertemente.

Tiene tantas lecturas que todos podemos participar.

Abrazo

Pupila dijo...

Muy bueno Araceli, me recordó el cortometraje francés "El hombre sin cabeza". Acá te dejo el link para que lo disfrutes:

http://www.youtube.com/watch?v=lVYlBlv3tVY

Besos.

Pupila dijo...

Y parte 2:
http://www.youtube.com/watch?v=XjHUbp7-ey8&feature=related

Araceli Esteves dijo...

No había visto el corto.Es bueno, me encantan los colores, la escenografía retro.
El tema recuerda a mi relato, efectivamente.No hay nada nuevo bajo el sol, parece.