lunes, 19 de enero de 2009

MOTÍN


Desciende el sol en acuarela.
Se acerca a un horizonte
trazado con delicado buril.
Un último destello verde,
antes de que la noche vomite
su negrura sobre el barco,
alienta a la tripulación.

23 comentarios:

Raúl dijo...

Muy bueno.
Creas la tensión justita para que a alguien le de por gritar:
¡A las armas!.
Muy bueno.

Terapia de piso dijo...

Qué tensión, qué desolador.

José Roberto Coppola

Josué Ramón Ascencio dijo...

hay si a mi parece que es el preludio de una mañana de guerra o lanzance a una aventura jejeje

qui sap si... dijo...

Pintes amb pinzell
de mots
com cau el sol
més enllà d’ on el cel
dóna el petó
de bona nit
a un mar verd maragda,
i en marxar,
just abans
que el darrer raig
tanqui el llum,
cobreix el nostre món
amb un llençol de ras
color carbó,
que reflexa
els estels jugant
amb núvols de cotó.

BB dijo...

Y, se tomaron el barco...
Ese horizonte trazado con delicado
buril y el sol lanzando su último
destello verde...aunque sea un
presagio de motin, qué hermoso
se imagina! Y la noche vomitando
negruras sobre el barco...
Araceli, qué forma de narrar una
batalla en ciernes, con un puñado
de bellas metáforas que dicen
tanto...
Lindísimo!
BB

Reyes dijo...

Breve , perfecto,intenso,no sé, me ha encantado.
Quiero saber más.
Besos.

EL SUEÑO DE GENJI dijo...

No hay nada más hermoso que navegar de noche en silencio, viendo las estrellas y sintiendo las emociones y la fuerza de la vida que aun nos puede transmitir este mar que poco a poco estamos matando.

(por supuesto mar en calma...;-))

Saludos.

strongboli dijo...

Tens el do de la contundència, i només amb una paraula: vomitar. Felicitats.

MUY SEÑORES MÍOS dijo...

Pura metáfora de colores.

Felicidades.

Miguel Baquero dijo...

Precioso lo del horizonte trazado con delicado buril.
Queda ese sentimiento de intriga: ¿hacia dónde se dirige la tripulación?

El rayo verde era una novela de Verne. Decía, si mal no recuerdo (la leí hace mucho) que en determinadas latitudes el sol, antes de ponerse, lanza un último rayo verde, y para aquellos que consigan verlo les anuncia la felicidad.

Miguel Baquero dijo...

Precioso lo del horizonte trazado con delicado buril.
Queda ese sentimiento de intriga: ¿hacia dónde se dirige la tripulación?

El rayo verde era una novela de Verne. Decía, si mal no recuerdo (la leí hace mucho) que en determinadas latitudes el sol, antes de ponerse, lanza un último rayo verde, y para aquellos que consigan verlo les anuncia la felicidad.

BB dijo...

En un crucero por el Caribe, yo
ví ese rayo verde, espectáculo
gratuito que nos regala el sol,
Miguel
BB

Bárbara dijo...

Pues es cortito pero yo he tendio que leerlo varias veces para comprenderlo, y ha sido gracias al título. Claro que ¿quién dijo que la poesía hay que entenderla del todo?
El rayo verde también era una película de Rohmer, creo recordar.

El Viajero Solitario dijo...

Construyes imágenes muy sugerentes, prima. Me encantan estos relatos (porque yo lo veo como un relato, poético, pero relato) en los que la explicación está contenida en el título.

Txell Sales dijo...

Como ya ha dicho Bárbara y El Viajero, el título da la pista de lo que están planeando, de lo que va a pasar. Es la calma que precede a la tempestad. Si no fuera por el título, podría ser un continuo; un seguir navegando a las órdenes del capitán. Molt bo, artista!

TortugaBoba dijo...

El rayo verde, bonita historia. Bonitos colores.
Beso.

el pasado que me espera dijo...

HOLA A TODOS
Debo estar fatal. Ayer os contesté a todos, uno por uno, tal como os mereceis( menos a TORTU y a TXELL, las últimas en incorporarse).Agradecí vuestros comentarios, que como siempre me llegan como bálsamos y me animan a seguir contando. Leí eso de...SE HA GUARDADO SU COMENTARIO...inclusó diría que leí mi texto ya publicado en limpio detrás de los vuestros. Y hoy, nada...se ha esfumado.
Pues eso, que debo estar fatal. Como ahora no tengo tiempo de repetir la jugaada, de momento os doy las GRACIAS A TODOS, de verdad.
Y un abrazo

manuespada dijo...

Me gusta mucho, en especial la primera frase, poesía pura. Enhorabuena.

Manu

Manel dijo...

Desciende el día ahogando su luz
encendiendo un beso nacarado
entre el cielo y el mar
despertando la noche
donde navega
sobre la góndola veneciana
de tu boca
el beso entregado

Pedro dijo...

Hermoso e intenso, abierto como un horizonte. Luminoso. Una rebelión de colores contra la oscuridad, la esperanza de no sucumbir, de resistir.

ana dijo...

Siempre el barco seguirá su rumbo si el verde continúa estando bajo su quilla.
Gracias por este oasis puès entre todos los blog de polìtica ya estoy con dolor de cabeza.

Mega dijo...

Si hubieras dispuesto estos bellos versos uno tras otro a lo largo de la página, extendiéndolos como si se tratara de leve prosa, ¿serían capaces de transformarse en prosa poética o en microrrelato (o acaso en ambas cosas)?

Beso

Raúl dijo...

Continúas amotinada. Ya veo.
Un abrazo.