martes, 1 de abril de 2014

LA MUJER DE MI SUEÑO


Por favor, coja número y espere. Me siento en la única silla desocupada. Enrollo y desenrollo el número 93 haciendo un canutillo cada vez más apretado, la pantalla electrónica salta al número 27. Cambian las unidades y las decenas, algunos números se dilatan atascados en largos minutos, pero no tengo prisa. Llega mi turno. Después de grabar los datos y pagar mi dispositivo UST, vuelvo a casa. Tomo una cena frugal, inserto el UST en mi RB2 y me dispongo a disfrutar del sueño recién comprado. Pocos segundos después de apoyar la cabeza en la almohada, cae el pesado nido. Las imágenes llegan puntuales como prometía la publicidad del producto. Todo es tal como lo imaginé, como conseguí describirlo. Y ya por fin la tengo delante. A ella, mi amada, distante y hermosa, moviendo sus labios asalmonados que imagino rellenos de pulpa de fresa, suave y jugosa. Me habla a mí, me mira con estudiada coquetería. Mi corazón aletea ingrávido. Por favor, coja número y espere, dice la mujer de mi sueño. 

6 comentarios:

rubén dijo...

Hola, acabo de iniciar el proyecto 365: escribir un relato por cada día del año. Si quieres seguirme, mi blog es: http://pepitas-de-oro.blogspot.com.es

Paz Monserrat Revillo dijo...

Qué sugerente círculo, Araceli: onírico y adictivo, distópico y a la vez real. Consigues provocar una sensación de hipnosis muy interesante.Esencia pura, un relato muy bien destilado. ¡Felicidades!

Ester dijo...

la historia dentro de la historia, un relato que atrapa. Saltos y brincos

Lola Sanabria dijo...

La espiral que no cesa. Realidad y ficción encadenándose.

Muy bueno.

Abrazos variados.

Isabel dijo...

Hasta en lo virtual, qué se creía.

Muy bueno, Araceli.

Abrazos.

Manuel Montesinos dijo...

Bonito relato en bucle y es que en las salas de espera cualquier cosa hace uno para distraerse el detalle de enrollar el numerito genial. Muy cercano aun siendo de tendencia de ciencia ficción. me gustó me quedo por tu casa, abrazos