domingo, 27 de febrero de 2011

EL SUICIDA

A pesar de la rapidez con la que actuó el equipo de reanimación, pasaron varios minutos hasta que volvió a respirar. Cuando recobró la consciencia y abrió los ojos, una mueca de horror inmovilizaba su rostro. Después contó que lo que había visto al otro lado, lo que se escondía detrás del escenario, era infinitamente peor.

23 comentarios:

strongboli dijo...

Ara...

Reyes dijo...

Jajajajaja

eso es porque era un tio muy malo...

los que tienen dulces sentimientos hablan de luz blanca y abuelitas queridas que vienen a por ti.


Un beso enorme , ya hablaremos.

Lola Sanabria dijo...

Me ha recorrido un escalofrío por la espalda. Yo no quiero ver nada de nada.

Besos, mil.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Buenos y soleados días por aquí abajo, en Andalucía. Como siempre un placer pasar por aquí... Gracias por compartir tus cosas con nosotros.

Saludos y un abrazo.

R.A. dijo...

Araceli creo que ayer tenía otro título el micro...no estoy muy segura, no te creas, pero auqnue me gustan los dos títulos me gustaba más el anterior.
En cualquier caso un mazazo total, escrito con tus letras certeras...piufffff

Un abrazo

Jesus Esnaola dijo...

Es de esos micros que se ven venir y consigues que uno espere el desenlace temiéndolo. Hace falta mucho oficio para inquietar en tan pocas líneas.
Me gusta mucho.

Besos.

Miguel Baquero dijo...

A ver si va a ser verdad, y esa famosa luz blanca es un foco de interrogatorio...
Muy bueno. Cuesta tan poco a veces darle un giro radical a los tópicos

MANUEL IGLESIAS dijo...

Tu suicida lo tiene muy negro. No tiene escapatoria el pobre hombre. Mal aquí, peor pasada la linea... Desesperante. No se me ocurren soluciones. Un saludo

Araceli Esteves dijo...

Hola STRONGBO, mira que eres parco en palabras. ¿ Tu largo mensaje es ara de Araceli o ara de aquí en catalá?

REYES, o era malo o tenía un subconsciente muy machacado, el pobre.

LOLA, mucho mejor no saberlo, desde luego...

R.A, eres muy observadora, primero le puse: Volver de la muerte, pero me pareció que quedaba más claro el relato si el que regresa de la muerte es alguien para el que la vida es un infierno también. Pero lo pensaré un poco más. Gracias por tu opinión.

Gracias JESÚS, es difícil que no se vean venir las historias. Sobre todo para alguien que ha leído tantas.

MIGUEL, mi madre vio la luz blanca y acogedora, pero ¿ será así siempre?

MANUEL, lo de no tener escapatoria resulta aterrador, desde luego. Yo creo que será mejor que el personaje le busque alguna gracia a la vida.

Maite dijo...

Bufff, vaya dilema que se le plantea al hombre, y ahora ¿qué hace? ¿habrá un camino intermedio? Esto crea más angustia que la propia muerte. Un abrazo.

Gemma dijo...

Y se convirtió en un suicida de la muerte. Sería el colmo, ¿lo sabes, verdad? Besos

manuespada dijo...

Quizá iba directo al infierno por suicida, pero al regresar se lo pensó mejor y decidió llegar a viejo para ir al cielo. Muy bueno, Araceli.

Araceli Esteves dijo...

MAITE, esto es lo peor, que no hay camino intermedio, no lo hay.

GEMMA, el viaje de ida y vuelta al reino de los muertos no deja indiferente a nadie.

MANU, pensar en que por suicida tu condena es peor que la misma vida, es como para pensar que hay bastante de sadismo en el que prepara los guiones de la vida.

Pablo Gonz dijo...

Buen micro, Araceli. Últimamente estoy obsesionado con la idea del micro como la conjunción exacta de un vértigo y un brillo. El brillo de este sería la mueca de horror (que es la imagen que más salta a la vista). El vértigo su noticia de lo que vio al otro lado (ahí, cada uno interpreta el origen de ese horror a su modo).
Un fuerte abrazo y gracias por escribir y publicar esto,
PABLO GONZ

Olga Bernad dijo...

Es un relato curiosamente vitalista;-)

BB dijo...

Ni con luz blanca u oscuridad completa, no quiero asomarme todavía...
Tu suicida, seguro que no lo intentará de nuevo...
Un abrazo, Araceli
BB

Antonio de Castro dijo...

A eso se le llama una segunda oportunidad. Ahora el suicida frustrado apreciara doblemente la vida.
Un saludo.

NáN dijo...

Y en el otro lado, a alguien le ha caído un paquete de los buenos por no haber encendido a tiempo la luz cegadora del recibimiento. Ya no se trabaja como antes.

Araceli Esteves dijo...

Interesante PABLO, eso de la conjunción entre el vértigo y el brillo, me parece muy buena definición de lo que debería contener un buen micro.

OLGA, me muero de risa cuando te leo porque a ti que siempre te dan miedo mis micros, no te lo da uno de los que más miedo me dio a mí al escribirlo.

BB, lo mismo digo, de prisa nada.

ANTONIO, yo creo que al pobre suicida no le queda escapatoria posible.De Guatemala a Guatepeor.

NÁN,ja ja ja, es que las medidas de Zapatero también han llegado ahí.

Daniel Sánchez dijo...

bella descripción de un momento tan universal.

A mi tb me recorrió un escalofrío por la espalda.

Daniel Sánchez dijo...

bella descripción de un momento tan universal.

A mi tb me recorrió un escalofrío por la espalda.

Daniel Sánchez dijo...

bella descripción de un momento tan universal.

A mi tb me recorrió un escalofrío por la espalda.

Celsa Muñiz dijo...

Así que al otro lado no hay luz?, pues vaya chasco. jolín..., pos ya no me suicidio, ale.
:)